Vida y cultura

Continuando por los Balcanes

Publicado el 5 de enero de 2023.

Las guerras de los Balcanes fueron dos guerras que se escenificaron en el sureste de Europa, de 1912 a 1913.  La primera fue el enfrentamiento entre el Imperio Otomano y la Liga de los Balcanes, que formaban Bulgaria, Montenegro, Grecia y Serbia.  Al tiempo que ésta última logró expulsar a los otomanos de la península balcánica, se enfrentaron entre sí sus integrantes por las tierras que les habían arrebatado, lo que inició la segunda guerra.  Se logró poner fin al conflicto gracias al Tratado de Bucarest, pero la zona quedó plagada de inestabilidad –algunas siguen— debido a que los búlgaros, que fueron derrotados, quisieron tomarse la revancha y también porque los nacionalistas griegos y serbios estaban deseosos de ampliar sus territorios a costa de los otomanos y austrohúngaros.

La península balcánica es una de las tres grandes penínsulas del sur de Europa, continente al que está unida por los montes Balcanes al este (cordilleras que han dado nombre a la península) y los Alpes Dináricos, al oeste. La constituyen Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Eslovenia, Grecia, Macedonia del Norte, Montenegro, Serbia y también Rumania y el territorio que ocupa Türkiye en Europa, que se conoce como Tracia Oriental.

Los otomanos terminaron de conquistar esta península a finales de siglo XV, lo que garantizó un período de paz en la región, que duró hasta fines del siglo XVIII. A inicios del XX, con la exacerbación de los nacionalismos y la intención de eliminar del poder a los turcos en la península, las cosas se pusieron otra vez sensitivas.  Al principio los cañones eran enfilados hacia los otomanos, pero degeneró en enfrentamientos por las ansias territoriales, que resultaban incompatibles.  Sus potentes vecinos, Rusia y Austria-Hungría trataron de influir en el conflicto para su propio beneficio y su principal instrumento fue el Tratado de Berlín de 1878, que contuvo los cambios en la región hasta principios del siglo XX.

La diversidad religiosa que había jugó su papel divisionista en este conflicto, como no podía ser de otra manera.  Los Jóvenes Turcos* tomaron el poder en julio de 1908, desencadenando una serie de reacciones como la independencia de los búlgaros en octubre, la anexión de Bosnia-Herzegovina por parte de Austria-Hungría, para disgusto de Serbia.  La crisis bosnia puso fin al acuerdo austro-ruso sobre los Balcanes y tensó aún más las relaciones entre Viena y Belgrado.

En 1911 se llegó a un acuerdo con Italia para sumarla de aliada y ese mismo año, la derrota del imperio otomano frente a Italia le permitió a ésta última anexionarse a Libia.  La inestabilidad que presentaba el Imperio Otomano, en vísperas de su caída en 1923, ilusionó a los países balcánicos para distribuirse el territorio de Macedonia y al mismo tiempo los unió contra los otomanos.

Se formó una rebatiña entre los búlgaros, serbios, griegos por el territorio que ocupa Macedonia hoy día.  Posteriormente Bulgaria llegó a un acuerdo con Grecia, pero ésta última se negó a aceptar una Macedonia autónoma y reclamó, como lo hacía Bulgaria, el puerto de Salónica, en el Mar Egeo.  Posteriormente, Serbia y Montenegro iniciaron negociaciones con el propósito de provocar un estallido de las hostilidades hacia el imperio Otomano.  Rusia se dio cuenta de que su alianza con los austro-húngaros era un escudo para atacar a los otomanos, por lo que trató de frenarlo mediante la diplomacia.  Ambas potencias advirtieron a los países balcánicos en 1912 de que los posibles cambios territoriales no serían reconocidos.

CONTINUANDO POR LA PENÍNSULA

Después de mi visita a Albania, nos dirigimos a Macedonia del Norte, un país sin litoral en el sureste de Europa. Limita al norte con Serbia y Kosovo, ​ al este con Bulgaria, al sur con Grecia y al oeste con Albania. Su capital es Skopie.  Este país surgió en 1991 después de que la antigua República Socialista de Macedonia, una de las partes constituyentes de la República Federal Socialista de Yugoslavia, declarara su independencia con el nombre de «República de Macedonia» y con el nombre corto de «Macedonia», en algunos casos. El uso del término «Macedonia» fue rechazado por Grecia, y surgió una disputa sobre la denominación de este país entre ambos estados. Como postura intermedia, en 1993 se adoptó la referencia provisional de Antigua República Yugoslava para denominar al estado macedonio en algunas organizaciones internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas. El conflicto perduró hasta febrero de 2019, después de que ambas partes aceptaran el uso definitivo del nombre de «República de Macedonia del Norte». El mismo nombre ha sido rechazado por otros países, lo que perduró hasta 2019, cuando se aceptó el nombre definitivo de República de Macedonia del Norte.

La capital de Macedonia del Norte es Skopie, y el idioma que usan es el idioma macedonio, escrito en alfabeto cirílico y el idioma albanés, escrito en alfabeto latino.  Entramos a este país por el lago Ohrid, donde tuvimos nuestra primera parada, que es la capital turística, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y donde también visitamos el monasterio de San Pantaleón de Ocrida y la fortaleza de Samuel.  El lago Ohrid tiene riberas con Albania y está situado en el centro-oeste de la península de los Balcanes.  

Este lago es de una profundidad de 288 metros y se formó por una actividad tectónica intensa y data de la época de los grandes lagos, como el Titicaca o el Baikal.  Lo alimentan unos 40 ríos y arroyos y el que sus aguas sean traslúcidas es por los bajos niveles de fósforo.  Uno de sus más interesantes atractivos son las perlas que se elaboran desde hace 80 años, que deben su originalidad a unas emulsiones secretas, obtenidas de las escamas de una especie de pez que se llama “Plasica”.  Desde 1935 empezaron a llegar personas adineradas para comprar esas hermosas perlas, que se convirtieron en un símbolo de estatus social, al punto de que hoy día forman parte de la colección de joyas de la monarquía inglesa, entre otras personalidades.

La historia de la perla de Ohrid comenzó en 1924, cuando la familia Talev compró la fórmula secreta de la emulsión de un antiguo soldado que participó en las guerras entre las fuerzas del zar Nicolás II y los bolcheviques en la zona del lago Baikal. Pagaron entonces toda una fortuna, 25 monedas de oro, que, según la historia, el exsoldado gastó pronto en las tabernas de Ohrid. Los artesanos de la familia Talev adquirieron en Palestina los equipos para la elaboración de las perlas cuyo secreto ha llegado hasta nuestros días. Los secretos de elaboración de la perla de Ohrid se esconden bien y se transmiten de generación en generación sólo de forma oral entre un reducido número de artesanos.

La capital de Macedonia, Skopie, perdió parte de su legado por el terremoto de 1963, pero conserva algunos vestigios otomanos y ha reconstruido edificios de inspiración neoclásica en su gran explanada que le rinde tributo a uno de sus más célebres ciudadanos:  Alejandro Magno, que fue rey de Macedonia, Hegemón de Grecia, Faraón de Egipto y Gran Rey de media Persia hasta la fecha de su muerte, con solo 32 años.  Su centro histórico es magnificente, donde se aprecian las estatuas de Filipo y Olimpia, padres de Alejandro y monumentos evocadores de grandes proporciones con puentes de piedra sobre el río Vardar, en torno al cual se localizan los atractivos turísticos.

Otra figura importante en la historia que nació en Macedonia es la Madre Teresa de Calcuta, de ascendencia albanesa y que fue beatificada por el Papa Juan Pablo II.  Allí en Skopie, sin ninguna relevancia, pasé por la casa donde supuestamente nació.

Macedonia del Norte es miembro de la OTAN desde el 27 de marzo de 202011​ y es candidato a la adhesión a la Unión Europea (UE) desde 2005. Macedonia del Norte tiene una de las economías más débiles de Europa y está en proceso de transformación, tanto económica como políticamente. 

* Jóvenes Turcos es el sobrenombre de un partido nacionalista y reformista turco de principios del siglo XX, oficialmente conocido como el Comité de Unión y Progreso (CUP), cuyos líderes se rebelaron contra el sultán Abdul Hamid II, quien fue oficialmente depuesto y desterrado en 1909. Gobernaron el Imperio otomano entre mediados de 1908 y el final de la Primera Guerra Mundial, en noviembre de 1918 cuando la ocupación de Constantinopla vio la partición del Imperio otomano.

Print Friendly, PDF & Email

4 COMENTARIOS

  1. Buenos dias Mariela! Feliz Año Nuevo 2023! Muy interesante esta historia sobre los Ottomanos y los paises de Serbia y demas! No sabia el lugar de nacimiento sobre la Madre Teresa de Calcutta. Muchas gracias por ilustrarme y que hermosas fotos de los lugares! Felicidades! Un abrazo. Teresita.

  2. Excelente Mariela, has conseguido que entre texto y las maravillosas fotografías ue muestras, mi mente volará para recorrer contigo esa parte del mundo que es un pendiente para mí. Gracias por compartirlo!

  3. Buenos días Mariela
    Que refrescante es leer tus experiencias vividas en esos históricos e interesantes países asiáticos,
    y europeos, que gentlmente nos compartes tan atinadamente con tu hermosa prosa
    Un abrazo fraternal amiga
    Negro Delgado

  4. Hola Mariela
    Gracias por compartirnos tus interesantes visitas a diferentes áreas de tu entorno laboral
    Disfruté enormemente tus experiencias vividas por esas tierras tan lejanas de nuestro Panamá que tú nos describes con tu acostumbrada y elegante prosa
    Un abrazote desde Chitré
    Tu fraternal smigo
    Negro Delgado

Los comentarios están cerrados.